Integración laboral de personas con discapacidad: Ley general

Integración laboral de personas con discapacidad: Ley general

Integración laboral de personas con discapacidad Cada día es mas frecuente encontrar referencias de empleo para personas con discapacidad gracias a la ley de Integración Laboral, cuya finalidad de articular a las empresas con la mano de obra calificada y apta para desempeñar cargos en todos los niveles de la organización sea beneficiosa para ambos polos. Desde luego es un desafió ya que el requisito pasa por adaptar los puestos de trabajo a las condiciones físicas de las personas discapacitadas, instalar rampas, baños apropiados, dimensiones de mesas y bancos de trabajo, etc; hasta adecuar métodos de comunicación para lograr la comprensión optima en todas las esferas de la empresa. En la misma disposición las personas discapacitadas, deben responder al desafío con formación apropiada y capacidad para trabajar en equipo amoldarse a las empresas y participando activamente del mercado laboral. Ley protectora y universal Esta dinámica conlleva el cumplimiento de garantías para todos, la integración social admite que las personas con discapacidad pueden contribuir socialmente y ser garantes de la integración, así mismo las empresas cuando cooperan con personas con discapacidad en los equipos de trabajo pueden obtener beneficios tributarios que a la larga les resultan rentables. A la vez, la ley garantiza su cumplimiento a través de los servicios públicos de empleo, los centros de formación y en los programas de acción social desarrollando objetivos de intermediación laboral, asesoramiento jurídico y orientación laboral. El engranaje y puesta en marcha de la ley de Integración laboral de personas con discapacidad es permanente y proporciona equilibrio social en la esfera laboral siendo flexible con las personas y los grupos involucrados en...
Centro especial de empleo: Destinatarios finales.

Centro especial de empleo: Destinatarios finales.

Centro especial de empleo Los Centros Especiales de Empleo, regulados por La Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos, denominada actualmente Ley General de Discapacidad, son empresas cuyo fin último es lograr que trabajadores que padecen un determinado grado de discapacidad puedan acceder al mercado de trabajo y conseguir en tal sentido un empleo remunerado. Estos centros pueden ser creados tanto por las Administraciones Públicas como por entidades privadas, con o sin ánimo de lucro, estando sujetos a las mismas normas que rigen para el resto de empresas, con la salvedad de que su plantilla, a diferencia de cualquier otra empresa ordinaria, debe estar integrada, como mínimo, por un 70% de personas con discapacidad. Dada su especial naturaleza, estos centros se hallan sometidos al control por parte de la Administración, en especial cuando reciban ayudas públicas o subvenciones. Los destinatarios finales de la labor llevada a cabo por los centros especiales de empleo son aquellos trabajadores con discapacidad que se hallen en alguno de los siguientes supuestos: a) Personas que padezcan parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual, siempre que tengan reconocido un grado de minusvalía igual o superior al 33%. b) Personas que padezcan discapacidad física o sensorial, siempre que tengan reconocido un grado de minusvalía igual o superior al 65%. Podrán, no obstante, contar también con otros trabajadores que no reúnan los anteriores requisitos, pero siempre y cuando la labor de estos últimos no menoscabe la integración y el desempeño laboral de los anteriormente referidos. Para el ejercicio de esta labor, los centros deberán realizar también aquellos ajustes que precisen sus trabajadores con discapacidad, en...
Integración laboral de personas con discapacidad: Certificado de excepcionalidad.

Integración laboral de personas con discapacidad: Certificado de excepcionalidad.

Integración laboral de personas con discapacidad Las empresas con 50 o más trabajadores están obligados por ley a tener un mínimo de un 2% de su plantilla con personal con discapacidad. Muchas veces es complicado para las empresas el cumplir con ese porcentaje por lo que debemos solicitar un certificado de excepcionalidad. Requisitos para obtener el certificado de excepcionalidad – Cuando las empresas justifican la existencia de problemas técnicos, de organización, económicos que hacen muy difícil el incorporar personas con discapacidad. – Cuando los organismos de los Servicios Públicos de Empleo no pueden cubrir las ofertas de trabajo para personal con discapacidad de una empresa, o cuando los propios trabajadores discapacitados renuncian a estas ofertas. Cómo conseguir o renovar el certificado de excepcionalidad – Si es porque no existen trabajadores para cubrir las plazas ofrecidas por la empresa, se solicitará la excepcionalidad ante el Director General del Servicio de Empleo, el cuál tendrá que resolver en el plazo de dos meses. Si transcurre ese plazo sin respuesta se entenderá concedido. El certificado tendrá una validez de tres años. – Si el motivo es porque la empresa no puede ofrecer plazas para discapacitados por problemas organizativos, técnicos o económicos. La empresa deberá aportar todas las justificaciones necesarias junto a la solicitud del certificado de excepcionalidad. El directo general dispondrá de dos meses para resolver la petición y podrá solicitar toda la información necesaria, así como informes realizados por empresas capacitadas para emitirlas. La validez del certificado también será de tres años. Los certificados de excepcionalidad son muy importantes para cumplir la ley en el caso que no podamos ayudar a la integración de personas con...
Centro especial de empleo: Selección, capacitación y contratación

Centro especial de empleo: Selección, capacitación y contratación

Un centro especial de empleo, es una entidad que tiene como finalidad proporcionar empleos productivos y bien remunerados a los trabajadores que poseen alguna discapacidad. Estas vacantes laborales son ajustadas a las características físicas, personales e intelectuales de cada trabajador para favorecer su integración dentro del mercado laboral ordinario. Eficiente evaluación de las necesidades laborales y empresariales Los centros especiales de empleo, no solo se encargan de posicionar a personas con discapacidad en empresas donde puedan desarrollar al máximo sus habilidades. También evalúan las necesidades de las empresas para facilitar el personal calificado que desempeñará de manera productiva un determinado puesto de trabajo. Una vez se tienen claras dichas necesidades, es hora de encontrar al candidato ideal. Para ello se cumplen a cabalidad los siguientes pasos importantes: – Selección: este proceso se realiza de forma personalizada, analizando la adaptación de cada candidato al puesto disponible. En primer lugar, se hace un filtro curricular tomando en cuenta la trayectoria profesional y las competencias de cada candidato. Luego es momento de la entrevista personal y si es necesario se aplican algunas pruebas para la selección final. – Capacitación: los centros especiales de empleo cuentan con programas de capacitación destinados a potenciar las habilidades y destrezas de los trabajadores, para adecuarse mucho más a las funciones que realizarán. Si es necesario, se realiza un seguimiento durante el periodo de adaptación al cargo que ocupan. – Contratación: cuando se precisa al trabajador indicado para el puesto y el mismo ha aprobado con éxito las dos fases anteriores, es momento de culminar su proceso de inserción al mercado laboral. Se inicia la contratación definitiva, mediante la firma de un contrato...
Apoyo al trabajador y a la empresa en el puesto de trabajo.

Apoyo al trabajador y a la empresa en el puesto de trabajo.

 Apoyo al trabajador Actualmente, encontrar trabajo se ha convertido en un proceso costoso y que acostumbra a estirarse durante un tiempo prolongado. La situación actual en nuestro país ha convertido la búsqueda de empleo en todo un reto. Nos encontramos con una gran demanda de empleo y una oferta inferior, lo que hace que muchos candidatos tengan que optar al mismo puesto de trabajo. Esto supone un conflicto tanto para la empresa como para el trabajador por lo que ambos necesitan de un apoyo profesional para solucionarlo. Apoyo al empleado El primer paso es ayudar a orientar su carrera profesional, informando de las diferentes opciones y salidas que tiene según su formación y experiencia previa. En aquellos casos en los que sea necesario, se ofrecen cursos (de bajo presupuesto o incluso gratuitos) para completar su formación y tener más posibilidades. Estos cursos pueden ser de formación básica o especializaciones en el sector en el que se encuentra el candidato. Después, se le ofrece una serie de posibilidades laborales de la bolsa de empleo disponible, ya que, en muchas ocasiones, si no se tiene acceso a todos los puestos ofertados, se pueden perder muchas posibilidades de encontrar trabajo. Apoyo a la empresa La empresa acostumbra a tener problemas al encontrar al candidato ideal para su puesto. Son muchas las empresas que no saben dónde publicar la oferta para que llegue al público que está buscando. El soporte profesional que se le ofrece es el de enfocar la candidatura y hacer una preselección de los candidatos para que únicamente tengan que valorar aquellos que se acerquen al perfil que están buscando....

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies